archipelagos

acerca de


La transformación de la academia a partir del surgimiento digital presenta desafíos a los metodos tradicionales de aprendizaje, enseñanza, investigación, interpretación de documentos y presentación de hallazgos. También ofrece inmensas oportunidades en cada una de estas áreas. Los nuevos medios permiten nuevas formas de oratoria, de gráficos, nuevos objetivos de investigación e incluso nuevas materialidades que complementan las formas pre-existentes de producción académica, así como nos permiten constituir plataformas completamente originales. Como resultado, las oportunidades de colaboración interdisciplinaria se han ampliado enormemente, la información se ha hecho más accesible y la investigación se ha hecho más eficiente en múltiples niveles. Los académicos estamos llamados ahora, con cierta urgencia, a adaptar nuestros métodos de investigación y pedagógicos a un clima académico inundado por una superabundancia de información y análisis. Esto ha creado oportunidades para nuevos encuentros abiertos y multiformes, archivos interactivos y continuamente actualizados, bases de datos, aplicaciones cartográficas que enriquecen la imaginación geográfica con información histórica y diálogos en línea con nuestros colegas y el público en general.

La necesidad de tales encuentros es especialmente inmediata para los pueblos del Caribe y sus diásporas. La tecnología de la información se ha convertido en una parte cada vez más importante de la forma en que aquellos en la región enmarcan problemas sociales apremiantes y aspiraciones políticas. El intercambio en linea de medios estéticos como la fotografía y la pintura, debido a que son relativamente baratos y no dependen necesariamente de la capacitación formal, se han vuelto populares entre los grupos económicamente desposeídos y políticamente marginalizados. Además, el Internet en sí es análogo en aspectos importantes al propio Caribe como un espacio cultural dinámico y fluido: se genera a partir de lugares dispares y por pueblos dispares; desafía fundamentalmente las barreras geográficas y físicas que interrumpen o impiden la conexión; y coloca a unos y otros en una relación constante. Sin embargo, mientras celebramos estas oportunidades de conexión, también debemos asegurarnos de que nuestro trabajo en el ámbito digital socave y confronte en lugar de volver a inscribir formas de silenciamiento y exclusión en el Caribe.

Nuestro propio impulso para crear una nueva plataforma surgió de esta necesidad continua de elevar las voces de quienes trabajan para comprender el impacto de la tecnología en nuestras actividades académicas y culturales. En este momento híbrido, atrapados entre lo analógico y lo electrónico, los sistemas de producción, validación y distribución de nuestro trabajo académico y cultural se han visto acaparados por los grandes monopolios (indexadores, corredores de bases de datos, vendedores de software) cuyo motivo final es el lucro. Para mantener estos grandes sectores económicos prósperos, el acceso ha sido reglamentado. Como eruditos caribeños, nos encontramos en el doble vínculo de la nueva casa del jefe, tanto en infraestructura como históricamente. A cargo de un archivo que no se puede separar del Grán Archivo ubicado en las instituciones elites del mundo, cuya imagen mecánica está fuera de nuestro control, y a cargo también de nuestros propios archivos frágiles y opacos en sus almacenes isleños, expuestos al salitre y a Juracán—nos unimos a quienes participan en el diseño de nuestra futura memoria.

A medida que la academia adopta cada vez más el “giro digital”, preguntamos lo siguiente: ¿Cómo podríamos, como editores y académicos caribeños, alentar y facilitar la inversión de nuestros colegas en la producción y difusión del conocimiento que generan? ¿Cómo haremos para cultivar productores y revisores de una investigación digital de calidad, y cómo ayudaremos a garantizar que esta investigación sea reconocida y recompensada por las instituciones? ¿Cómo podríamos alentar la colaboración, aumentar la accesibilidad y, de otro modo, trabajar para reducir la brecha entre los investigadores caribeños, los de la academia del Atlántico Norte, y las comunidades a las que nos comprometemos a servir?

Para responder a estas y otras preguntas urgentes, necesitamos en este momento dedicarnos a dos funciones críticas: comprender y construir. Para nosotros, estas funciones no siguen una de la otra, sino que operan en conjunto. Como tal, hemos visto la creación de nuestra plataforma con el mismo ojo crítico que proyectamos en el archivo, y nuestra infraestructura resultante encarna nuestros principios. Ofrecemos acceso totalmente libre y no cobramos cargos de autor. Nuestros autores conservan sus derechos de autor. Perseguimos las mejores prácticas de indexación, accesibilidad y archivo. Hacemos hincapié en la primacía de la “[autoría sostenible en texto plano] (http://programminghistorian.org/lessons/sustainable-authorship-in-plain-text-using-pandoc-and-markdown)”. Nuestro sitio web y los archivos PDF se generan a partir de los mismos archivos de MarkDown utilizando Jekyll y ConTeXt, respectivamente. El sitio web resultante es liviano y apto para dispositivos móviles, y reconoce la importancia de los teléfonos, los diferenciales de ancho de banda y los costos de datos en el Caribe. Versiónamos y compartimos nuestro software y datos libremente en [GitHub] (https://github.com/archipelagosjournal/archipelagos). Hemos reducido el flujo de trabajo para producir una revista a un equipo pequeño y un presupuesto pequeño, y ofrecemos nuestro conocimiento de producción a quienes lo soliciten.

A medida que construimos y entendemos, lo hacemos iluminados por la primera luz del largo arco del recuerdo caribeño, desde las comunidades cimarronas hasta los recientes esfuerzos de colaboración para construir una [Biblioteca Digital del Caribe] (http://www.dloc.com /). Lo vamos haciendo siempre atentos a las consideraciones materialistas, ecológicas, identitarias y liberadoras. Lo hacemos, en última instancia, plenamente conscientes de nuestro manejo de estas computadoras de hace décadas, desde * Sycorax * de Kamau Brathwaite hasta los ingeniosos piratas informáticos de La Habana de hoy, o el trabajo modelo de [Create Caribbean] (http: // createcaribbean .org / create /) en Dominica. Nuestra vanguardia proviene, entonces, no desde un sentimiento mal nacido de tecno-utopismo, o peor, tecno-determinismo, sino como una nueva hacha pequeña, hachando aún la casa del dueño.



Política editorial

ISSN: 2473-2206

archipelagos es una revista de libre acceso, lo que significa que todo su contenido es disponible gratuitamente, sin cargo a usuarios o instituciones. Los usuarios pueden leer, descargar, copiar, distribuir, imprimir, buscar o vincular los textos completos de los artículos en esta revista sin solicitar permiso previo de los editores, o autores.

No cobramos cargos por procesamiento de artículos ni por envío de artículos a los autores. Los autores conservan sus derechos de autor y aceptan licenciar sus artículos bajo una licensia internacional Creative Commons Attribution 4.0.

Creative Commons License

Todos los artículos son revisados por pares utilizando doble anonimidad. Todos los proyectos digitales son revisados por pares con la anonimidad de los revisores. Las reseñas públicas de proyectos son editadas por los editores de la revista directamente. Investigamos la posibilidad de plagio durante nuestro proceso de revisión.

Proporcionamos DOIs para todos los artículos. La información de citas y los DOIs se pueden encontrar en el menu de barra lateral disponible en cada artículo. Cada artículo también proporciona metadatos en los siguientes estándares en su código HTML:

  • Dublin Core (para uso general de metadatos)
  • Open Graph (para distribución en redes sociales)
  • Highwire Press (para Google Scholar)

La base tecnológica utilizada para archipelagos se ofrece con una licencia MIT. Todos nuestros datos están abiertos en nuestro repositorio de Github.

Acuerdo con el autor

Lea nuestro Acuerdo con el autor. Este Acuerdo refleja la posición de que los/las autores/ras conservan los derechos de autor del Artículo y tienen derechos explícitos para usar el Artículo en futuros proyectos de investigación, enseñanza y otros. Los derechos de autor se definen de la siguiente manera:

  • Los/las autores/ras mantienen los derechos de autor sin restricciones;
  • Los/las autores/ras otorgan a archipelagos la autoridad para publicar su trabajo en la revista con una licencia internacional Creative Commons Attribution 4.0;
  • Los autores mantienen los derechos de publicación sin restricciones.